Voy a dedicar mi primera entrada del año a las rosas, centrándome en las de color azul, por ser mis flores preferidas.

Rosas rojas: se trata de uno de los colores más excitantes y pasionales en una rosa. Principalmente, las rosas rojas son el símbolo del amor, pero también se pueden emplear como regalo a un amigo como muestra de respeto.

Rosa roja

Rosas blancas: son el símbolo de la pureza y de la inocencia. También están unidas al amor.Significan amor puro, feliz y para siempre.
Además, si una persona cercana está enferma, este es el color de flor que deberá regalar para demostrarle que se está pendiente de ella.

Rosa blanca

Rosas rosadas: regalar una flor rosada es la forma, mediante flores, de agradecer un favor importante. También significa el aprecio que se tienen por alguien. El rosado lleva consigo el significado de ausencia de maldad, es decir, no hay ninguna doble intención en la persona que se las ofrezca.  Si el color del ramo de flores es rosado suave, significa admiración y simpatía.Rosa rosada

Rosas amarillas: suele ser la rosa ideal para regalar a un adolescente.
Para los más supersticiosos, este color trae consigo una advertencia. Si la persona que las regala no es muy cercana, puede tener una segunda intención tras su sonrisa. Sin embargo, para la gente escéptica, las rosas amarillas significan satisfacción y alegría y son una buena forma de festejar entre amigos un cumpleaños o un día significativo.rosa amarilla

Rosas azules: son el símbolo de lo imposible, de lo inalcanzable, de la perfección. Ssignifican también confianza, reserva, armonía y afecto.

Eres la flor más hermosa

que pueda jamás imaginar

eres un reflejo del cielo

y también un reflejo del mar.                                                                                                                                         Rosa azul

Con ese color tan precioso,

rosa azul, me fascinas,

quisiera tenerte en mis manos

pues me pareces divina.

Eres la flor más hermosa,

eres para mi perfecta,

simbolizas lo imposible

transmites paz, armonía , franqueza…

Si existiese un mundo mágico

en el que habitasen las hadas

tendría los campos cubiertos

de esta flor por mi tan deseada.

(Carmen V. Navarro)

Aquí os dejo dos leyendas que me han gustado especialmente de las muchas que he encontrado sobre las rosas azules. Espero que os agraden tanto como a mi.

Acercaos jovenes de todos los paises, dejad que este trobador os explique la historia de una verdad……….Una leyenda que se explica desde tiempos ancestrales, desde antes de que el hombre fuera hombre………….dejad que os pueda traer un poco de la magia del amor, la magia que solo los cuentos y las leyendas de principes y princesas, que reyes y reinas disfrutan vosotros tambien las podais disfrutar…………..Dejad que vuestras mentes vuelen por un mundo donde todo es posible…………………Dejad que este humilde trobador os cuente la leyenda de la rosa azul:

Un dia en mi jardin, una flor apareció,

era grande y hermosa , con un vivo rojo pasión

Era la rosa más bonita de mi jardín, la cual cuidé y amé sin fin.

Pero un día y sin saber porqué mi flor amada empezaba a perecer………..
Impotente la cuidaba, y le daba todo mi amor,
Pero nada podía hacer para salvar a aquella flor.
Un día paseando llegué hasta un extraño jardín,
Y en uno de los bancos empecé a llorar sin fin.
Mi flor se marchitaba y no la podía ayudar,
Me sentía tan impotente que solo quería llorar.
Pero sin saber porqué, hacia un rincón me dio por mirar,
Y vi una rosa que era azulada como el mar.
Con sumo cuidado la tomé en mis manos,
Y la llevé a mi jardín para poderla transplantar.
Al lado de mi flor la logré plantar,y aquella agonía llego a su final..
Mi flor empezó a reponerse, e incluso mejoró,
y cada día que pasaba se ponía mucho mejor.
Durante meses y años, las dos flores parecían quererse amar,
y cada día que pasaba, su amor no parecía querer terminar..
Pero un día, después de muchos años, mi flor se marchitó,
y cuando fui a mi jardin, aquella flor azulada desapareció.
Explica la leyenda que mi flor se reencarnó,
en un joven maravilloso de gran corazón.
Pasaron los años, y el muchacho encontró
 a aquel que con tanto esmero siendo una flor le cuidó.
Al verlo en humano, un abrazo le dio, y su casa y cobijo le ofreció.
Desde ese dia, al igual que cuando fue una flor, le cuido y le mimó,
pero el estaba triste, porque le faltaba su amor,
aquella flor azulada que un día la vida le devolvió.
Pero sus destinos marcados por fin les volvió a unir,
y aquella flor azulada también se reencarnó
en una preciosa mujer, que le encandiló.
Que todas las generaciones sepan la verdad,
que la leyenda de la rosa azulada es pura realidad.
En una vida pasada ellos dos estaban predestinados,
y en sus vidas futuras volverán a ser amados.
Es la historia de un amor, que traspasó las fronteras del tiempo y del espacio,
un amor tan puro y verdadero que por todo el mundo fue envidiado.
_______________________

La mayor obsesión de Novalis fue la rosa azul, símbolo de la belleza inefable. Durante todo su vida la buscó, convencido de que la poesía y el amor eran los únicos caminos para hallarla.

Sin embargo, los años transcurrieron y la flor se mantenía esquiva, de manera que, cada vez más, se sumía en la desesperación. Durante ese tiempo, Sophie von Kühn, el amor de su vida, murió, haciendo su tristeza casi incontrolable.

Mientras administraba las minas de Weissenfels, en 1801, la tuberculosis – la misma enfermedad de su amada – se manifestó con fuerza. Postrado en la cama, la noche del veinticuatro de marzo, tuvo un acceso de tos y de fiebre que no le permitió dormir.

De pronto, cuando estaba a punto de salir el sol, se produjo el milagro: la rosa azul apareció. Flotaba sobre la cabeza de Novalis, rodeada de un halo tan brillante que hería sus ojos.

Con el último arresto de fuerzas, la tomó, sintiendo que su cuerpo era invadido por una calidez reconfortante, mágica. En ese momento, pudo ver también a Sophie, que, con una sonrisa dibujada en el rostro, lo esperaba…

— ¡Ya voy! – dijo, desplomándose en la cama inconsciente.

Algunas horas después, el criado encontró a su amo muerto y sosteniendo en la mano derecha una rosa negra.