Acompáñame adonde anida la ilusión:

Abanicos de azahar aromatizarán tus atardeceres ataviados de aguamarina. Asomarán mariposas azules acariciando tu alma ajada. Aterciopelados anocheceres de azabache, arroparán tus anhelos, absorbiendo tus añoranzas y te arrollarán aludes de alegría. Arrímate y andemos. Apresúrate.

¡Abracadabra!

                                                                      (Carmen V.)