Ya no brillan tus ojos cuando me miras.

Podía sentir en ellos el deseo,

esa pasión que me hacía estremecer.

Podías cubrirme de besos sin ni siquiera tocarme

y yo me sentía dichosa, me sentía mujer.

Ahora la vida pasa y yo con ella.

Tú estás conmigo, pero tan lejos de mi.

 (Carmen V.)