En este poema vemos que el protagonista se lamenta porque ha perdido a su amada, bien porque ella le ha dejado o bien porque ha muerto. El ánimo del yo poético oscila entre luz y oscuridad, según da cuenta de gozo o de pérdida.

En el presente de soledad todo es noche, Mientras que  cuando recuerda el pasado aparece como un alba o una luz a la que le falta llegar a ser amanecer.

El yo poético se siente solo en el campo. El campo en el pasado ha constituido el terreno de la arcadia porque estuvo vinculado al gozo. El deseo en el presente es infinito y no puede satisfacerse.

La separación de su amada lo ha dejado sumido en la oscuridad. No hay futuro viable y eso da lugar al lamento del presente y la nostalgia del pasado. El paisaje se ha identificado con su dolor porque si no está ella el campo queda como una vastedad donde no sabe qué hacer.

Anuncios