En el amanecer del 19 de agosto de 1936 fue asesinado el poeta Federico García Lorca. Le mataron en Víznar, Granada, su tierra natal, lo que motivó a Antonio Machado escribir los siguientes versos:

Se le vio, caminando entre fusiles,
por una calle larga,
salir al campo frío,

aún con estrellas de la madrugada.
Mataron a Federico
cuando la luz asomaba.
El pelotón de verdugos
no osó mirarle la cara.
Todos cerraron los ojos;
rezaron: ¡ni Dios te salva!
Muerto cayó Federico
—sangre en la frente y plomo en las entrañas—
… Que fue en Granada el crimen
sabed —¡pobre Granada!—, en su Granada
Anuncios